Dividendo

lat. dividere – ‘partir’, ‘separar’. 

Son los pagos realizados a los accionistas en concepto de retribución al inversor. Se originan de las ganancias de la empresa. 

Los dividendos forman parte del pasivo de una empresa, sale de su balance y se distibuye a los inversionistas; generalmente cuando una empresa tiene muchas oportunidades de inversión disminuye el reparto de dividendos pues tiene una financiación estable. Los cinco tipos de dividendos más comunes son:

  • A cuenta: Se paga al accionista, como anticipo del beneficio a obtener y generalmente se abona a su cuenta de efectivo.
  • Complementario: Es adicional, se agrega al entregado a cuenta.
  • Ordinario: Es el reparto de dividendos correspondiente a los beneficios del ejercicio.
  • Extraordinario: Son dividendos que no presentan relación con lo establecido con la empresa, estos se realizan cuando acontece algo extraordinario dentro de la empresa.
  • Reservas: Son los beneficios obtenidos por la empresa que no han sido distribuidos entre sus propietarios, se separan en tres: a las reservas provenientes de los beneficios no repartidos, las reservas provenientes de la actualización de balances y reservas derivadas de aportaciones de los socios.

Fuentes: Economipedia, AndBank, Finanzas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *